Qué aspectos del pensamiento Bolivariano precisamente inspiraron a Chávez?

Nino Pagliccia

Parte de la presentacion para el 25 aniversario de la rebelion de Hugo Chavez el 4 de febrero de 1992

Nosotros sabemos que Bolívar fue la inspiración del levantamiento del 1992 porque Chávez nos lo ha dicho en sus propias palabras. Pero qué aspectos del pensamiento Bolivariano precisamente inspiraron a Chávez?

Una respuesta completa y detallada a esas preguntas requeriría un estudio muy profundo tratando de establecer los elementos paralelos de la Venezuela de Bolívar con la Venezuela de Chávez. Además sería preciso ver si la visión política de liberación de Venezuela y América Latina que tenía el Libertador sería aplicable a la realidad social y política de la Venezuela y América Latina que identificó Chávez. Ese sería un estudio de gran envergadura y de larga duración.

Para efectos de esta presentación yo me voy a limitar a resaltar algunos elementos provenientes de dos documentos escritos por Bolívar y voy a tratar de inferir como Chávez hubiera podido interpretar esos documentos – que eran seguramente de su conocimiento – para que les sirvieran de inspiración para su movimiento bolivariano.

Esos documentos son el Manifiesto de Cartagena de 1812 y la Carta de Jamaica de 1815. Los documentos a solo tres años de diferencia reflejan un conocimiento profundo y una consistencia política del pensamiento de Bolívar y se refieren a épocas del acontecer independentista de América Latina distintas de la época de Chávez.

Manifiesto de Cartagena

Con la caída de la Primera República ante las fuerzas de Monteverde, el entonces coronel Simón Bolívar en agosto del 1812 parte al exilio, rumbo a Curazao y luego de allí a la República de la Nueva Granada, que recientemente había declarado su independencia de España.

En Cartagena, Bolívar escribe una carta dirigida a los ciudadanos de la Nueva Granada, en la cual resume las causas de la pérdida de la Primera República [19 de abril de 1810 y el 30 de julio de 1812], describe la situación en la que se encontraba la América hispana, y expone sus perspectivas para el futuro de la región.

Entre las causas mas importantes se pueden citar las siguientes:

  1. Sistema Federal. Bolívar estaba preocupado por la falta de unidad y cohesión política dentro de este sistema. La autoridad central se encuentra dividida por un lado, pero también diluye el poder ejecutivo. Las provincias/estados compiten entre si y ven al predominio de Caracas con recelos. Bolívar escribió:  “Yo soy de sentir que mientras no centralicemos nuestros gobiernos americanos, los enemigos obtendrán las más completas ventajas; seremos indefectiblemente envueltos en los horrores de las disensiones civiles, y conquistados vilipendiosamente por ese puñado de bandidos que infestan nuestras comarcas.”  “Nuestra división, y no las armas españolas, nos tornó a la esclavitud.”
  2. Crisis económica. Despilfarro económico: “La disipación de las rentas públicas en objetos frívolos y perjudiciales, y particularmente en sueldos de infinidad de oficinistas, secretarios, jueces, magistrados, legisladores, provinciales y federales, dio un golpe mortal a la República, porque la obligó a recurrir al peligroso expediente de establecer el papel moneda, sin otras garantías que las fuerzas y las rentas imaginarias de la confederación.”
  3. Hostilidad popular. La hostilidad del pueblo al nuevo gobierno es el resultado de todos esos factores que crean el descontento y el desafecto de la población. El pueblo descontento fácilmente ha visto al opresor español como la solución a los problemas. Además, mientras los republicanos prometían la emancipación política para todos, los realistas prometían la emancipación económica para captar aliados.

Tal vez la visión mas política de Bolívar en este Manifiesto esta’ expresada en la siguiente frase: “Es preciso que el Gobierno se identifique, por decirlo así, el carácter de las circunstancias, de los tiempos y de los hombres que lo rodean . Si éstos son prósperos y serenos, él debe ser dulce y protector; pero si con calamitosos y turbulentos, él debe mostrarse terrible y armarse de una firmeza igual a los peligros.”

Bolívar estaba muy conciente que cualquier acción que se tomara con respecto a Venezuela, esta sería un ejemplo para “los pueblos de la América meridional que aspiran a la libertad e independencia.

Así es como Bolívar vió la “necesidad urgente que tenemos de cerrarle las puertas al enemigo,” y así justifica “la reconquista de Caracas” para “la seguridad de la Nueva Granada” y solicita al congreso autorización para intervenir en Venezuela con una fuerza de voluntarios.

Esto es muy importante. Hoy podemos interpretar esas palabras así: Reconocidos los problemas institucionales, económicos y sociales en Venezuela, Bolívar/Chávez vio la necesidad de reconquistar la nación para la seguridad de America Latina.

Bolívar tenia confianza en el apoyo del pueblo.  “Es una cosa positiva que en cuanto nos presentemos en Venezuela, se nos agregan millares de valerosos patriotas, que suspiran por vernos parecer, para sacudir el yugo de sus tiranos y unir sus esfuerzos a los nuestros en defensa de la libertad.”

Chávez no tenía una Nueva Granada a quien pedir permiso para la reconquista de Caracas pero creyó firmemente en el apoyo del pueblo quien le daría permiso para presidir una nueva Venezuela Bolivariana libre y soberana como ejemplo para el resto de America Latina.

En lo que se conocerá como la Campaña Admirable, el 14 de mayo de 1813, Bolívar entra con sus tropas a la población Venezolana de La Grita y se enfrenta a una fuerza española en la Batalla de Agua de Obispo, el 18 de junio de 1813. 

La campaña continúa con una serie de escaramuzas entre Bolívar y los realistas con victorias para Bolívar, quien va aumentando su prestigio y sus tropas.

El 2 de julio de 1813, Bolívar quien ha dividido su ejército en dos, uno rumbo a Barquisimeto y otro rumbo a Barinas obtiene un resonante triunfo en la Batalla de Niquitao. Las posteriores Batallas de Los Horcones y Taguanes, aseguran el camino a Caracas donde Bolívar entra triunfante el 6 de agosto de 1813.

Carta de Jamaica

Como hemos dicho Hugo Chávez conocía muy bien el pensamiento político de Bolívar, compartía su visión y se puede concluir que Chávez aplicó las teorías de Bolívar al contexto presente enfatizando la unidad de America Latina como la clave para resistir la opresión neo-liberal e imperial de hoy en día. La revolución bolivariana resultante ha estado firmemente enraizada en los mismos ideales de Bolívar, es decir la solidaridad entre naciones, igualdad y libertad.

La creación de la Alternativa Bolivariana para las Américas (ALBA) en contraposición a las propuestas de EEUU fue promovida dentro del marco ideológico de Bolívar. Esto se puede interpretar en parte de la Carta de Jamaica que Bolívar escribió el 6 de septiembre de 1815.

Como consecuencia de la caída de la segunda republica [agosto de 1813 hasta diciembre de 1814], Bolívar se vio obligado a salir de Venezuela y llega a Kingston, Jamaica donde hace amistad con un ciudadano de Inglaterra, [nombre], quien parece interesarse en los asuntos de “América meridional”.

Bolívar le escribe una larga carta donde trata de explicarle al ingles la situación detallada de los acontecimientos de la America de entonces. Este es un documento educacional para la posteridad que nos permite entender el pensamiento político de Bolívar.

Es suficiente con leer lo siguiente como muestra de la inspiración bolivariana de Chávez:

Los americanos, en el sistema español que está en vigor, y quizá con mayor fuerza que nunca, no ocupan otro lugar en la sociedad que el de siervos propios para el trabajo, y cuando más el de simples consumidores; y aún esta parte coartada con restricciones chocantes: tales son las prohibiciones del cultivo de frutos de Europa, el estanco de las producciones que el Rey monopoliza, el impedimento de las fábricas que la misma Península no posee, los privilegios exclusivos del comercio hasta de los objetos de primera necesidad, las trabas entre provincias y provincias americanas, para que no se traten, entiendan, ni negocien; en fin, ¿quiere Vd. saber cuál es nuestro destino?, los campos para cultivar el añil, la grana, el café, la caña, el cacao y el algodón, las llanuras solitarias para criar ganados, los desiertos para cazar las bestias feroces, las entrañas de la tierra para excavar el oro que no puede saciar a esa nación avarienta.

Tan negativo era nuestro estado que no encuentro semejante en ninguna otra asociación civilizada, por más que recorro la serie de edades y la política de todas las naciones. Pretender que un país tan felizmente constituido, extenso, rico y populoso, sea meramente pasivo, ¿no es un ultraje y una violación de los derechos de la humanidad?

Chávez estaba convencido de la violación a los derechos humanos de los Latinoamericanos empezando por Venezuela. Como Bolívar, el intentó tomar a Caracas.

En resumidas cuentas Chávez vio a America Latina y a su patria de nacimiento, Venezuela, todavía presas en las garras de otro imperio, pero presas. Las políticas impuestas por el imperio de hoy han sido tan represivas como las impuestas por el imperio de Bolívar. La dependencia había continuado y las cadenas no se habían roto. Y tal como Bolívar, Chávez se dedicó a construir la Patria Grande, no como un solo extenso país sino varios países soberanos unidos en espíritu de solidaridad contra una enemigo común.

Pero la labor no está terminada. Nos corresponde a nosotros también continuar el proyecto bolivariano.


 

 

 

 

Tiny URL for this post:
 

Published by

Nino Pagliccia

NINO PAGLICCIA has two Master’s Degrees from Stanford University and is a retired researcher on Canada-Cuba collaborative projects at the University of British Columbia. He has published many peer-reviewed journal articles and has contributed chapters to books on topics about Cuba, the Cuban healthcare system and solidarity. He has been a long-time activist and has organized groups to do voluntary work in Cuba for almost 15 years.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *